Veintisiete de junio de 2016, 8:20. Pegar mi cuerpo a ellas era crucial…

Veintisiete de junio de 2016, 8:20. Pegar mi cuerpo a ellas era crucial…

La literatura tiene un carácter litúrgico, pero no vale con mirar la portada y ojear la sinopsis,  desencadena el subjuntivo de las mentes aleccionadas por el régimen, y, lo amamanta meta-corpóreo. El pensamiento se esfuerza más en escena que en reflexión porque el hombre se halla en el ver para creer. Como si ver algo lo hiciera creíble. Cuánto dura un dogma. Devoré El retrato de Dorian Gray en dos tardes lluviosas de finales de junio tumbado en el sofá, desnudo. Cambridge se elevaba, presumida y, a la vez, supersticiosa, adalid de la majestuosidad, apabullante en sus aires románticos. Experta y transgresora, abogaba en una resbaladiza tensión contenida. Los grises, la bruma, en una complicidad incomparable por su concierto y vocación de misterio, deshacían las distancias y daban a la lluvia, leve e imparable, condición de presagio. Me gustaba pegar los pies a la ventana y sentir la vibración de la tormenta.

Para los que éramos de fuera no había un mal gesto, si algo me gustaba de Inglaterra era que te podía atender en la ventanilla del banco una señora negra de cien kilos, o un joven tatuado hasta los labios, me acercaba al mundo que existe en mis adentros, me llenaba los ojos. En España seguíamos en una posguerra adjunta que aparentaba evidencias de progreso en la involución de lo cotidiano, en costumbres grotescas, sorprendidas de la cruel modernidad, que no nos dejaba dar pasos largos. Sólo los bebés, y los chinos habían encontrado cierta amabilidad dotada de normalidad en el trato, en los restos de lo que quedaba de la Europa podrida, y era porque vendían barato y no construían relaciones con nosotros. Su frialdad, su distancia, les hacía parecer frágiles, y nos hacían creer superiores, es la magia del respeto reflexionado, la mano izquierda en una sociedad machista que todavía tenía la desvergüenza de orgullecer ante la tauromaquia o torneos en los que acorralaban a un animal para luego asesinarlo vilmente entre vítores y niños aprendiendo del anticristo que habita en nuestro interior. Y la unión hace la fuerza, y lo más suculento de la globalización que era el mestizaje y la multiculturalidad, en España, todavía levantaba a muchos del sofá, como si fueran dueños de algo. Qué triste. No, no había un mal gesto pero sí una película que nos posicionaba en desniveles contradictorios, era corteza, escamas que recubrían los accesos a asientos y titularidades, pero, después, reconocían que las fronteras no eran tales cuando se exige fundamento en las victorias. Las puertas nos pesaban más, y, las posturas y gestos nos surgían exóticos e inusuales y nos daban un estilo inseguro y a la vez atractivo para ellos, y tras los asuntos interiores, en la complicidad se hacían largos caminos, sinuosos, con un destino dudoso, pero que, a fin de cuentas, eran caminos que iban, y venían. Y yo no podía quedarme quieto.

Mi despertar lujurioso impregnaba todo, le había perdido el miedo a la vergüenza y me soltaba, impúdico, sin aquella lejana sensación de no estar lo suficientemente bueno para las elegidas en el mercado frívolo de la carne, adonde lo que ves es lo que hay. Era ágil, había metido mis manos entre sus piernas para aprender, estaba atento de los puntos clave y me quedaba mirándolas fijamente, averiguando señales de placer, tratando de escuchar, de entender los matices de sus  gemidos, en el ritmo de su respiración, o proyectando los sobresaltos, siempre tratando de ir más lejos. Combinaciones, innovación para ti y toda la gente, chaval.

Pegar mi cuerpo a ellas era crucial, mostrar la fuerza bruta incontinente en su justa medida, excitable, sin tapujos, ardiente; las excitaba rápido. Y la verga, era la magia de la ciencia. Y sin cadenas se corre urgente. Manso, dócil, delicado, y vigilante, pero sin forzar. Sabes. Era rápido. Cuando mi mano llegaba a la paridera la acaparaba como a un dios que necesita ayuda, resurgiendo, rozando con mis dedos el espacio que une los muslos con la vulva, sin ejercer presión en los labios, dejándome empapar, imponiendo sutileza y decisión, contundencia. Lo que más me excitaba era el momento en el que se entregaban por completo. Hay un hilo invisible que une a los cuerpos que han de saberse en el desenfreno, en la lujuria propia del vicio del que nadie puede escapar. Pegar mi cuerpo a ellas era crucial, mostrar la fuerza bruta incontinente en su justa medida, excitable, sin tapujos, ardiente. Y apisonar con las manos llenas en un baile muy de Dorian Grey.

FullSizeRender (9)

 

la risa no puede limpiar garabatos

es sorda e invita al jaleo

la risa no puede limpiar garabatos

es imposible suprimir lo manchado de hechos

la risa no puede limpiar garabatos

se atragantan con las palabras que regresa en el quebranto

(Raquel Ruiz)

 

Pero si casi todos estabais solos, casi todos dormíais al filo de la cama, con las ganas secas, aburridos de menguar. No recuerdo ni a dos parejas que si hubieran tenido la oportunidad de lanzarse a un romance tórrido con una desconocida, con un desconocido que jurase obscenidad, frescura y goce, delectación, molicie, erotismo y entrega, satisfacción, no habrían salido corriendo sin mirar atrás, con lo puesto. Vale. No recuerdo dos parejas que no justificaran el paso de los días en entretenimientos, viajes, y desahogo, errando entre bailes de disfraces, cubatas y cumpleaños de chiquillos. Huyendo del cara a cara, cansados de actuar. Las conversaciones a centímetros dan mucha bola, con los muslos montados. Las conversaciones a centímetros han de proyectarse en los espacios, y hace falta carne, sudor, convenios de silencio, protección y lugares comunes. Y no valen los camarotes para esto, y tampoco se haya en la habitación de un hotel. No te engañes en el esparcimiento de la novedad, en la tomadura de pelo de los lugares en los que recuperar la pasión perdida. El Amor se procesa en las celdas, con el roce, en lo cotidiano que es adonde reside la esencia y el enigma, en lo sucio, en el esfuerzo, e invariablemente en el ahora que creemos pasajero. Punto pelota. Lo que pasa es que se nos escurren los meses esperando a que uno de ellos llegue, y después se vaya. Y puestos a encontrarnos en lo sublime, qué mejor ambiente que el del deseo.

La misión de mis fuegos, destinada a despertar del sueño de la etapa del abandono a víctimas de la complacencia y la corriente, deshumanizados en las pautas marcadas, era la fuerza que emanaba de los cuerpos que habían bajado el listón y se había obsequiado a una madurez calendarizada en la prudencia y el discernimiento fingido, en corduras medidas en los ritos del  dinero y la reflexión comunitaria, a la formalidad de la experiencia que se halla tras la batalla que nos lleva de la juventud a un laberinto de amaestrados, a hijos de ventrílocuos despiadados a los que hemos entregado todo. Sin jornada de reflexión, ni períodos de prueba. Crudo, predecible. Qué pena. Mesura, moderación, dignidad, cortesía, lealtad, y claro, orgullo y ambición, y sin embargo, nada es como se supone que debería ser, y luego tú te unes, y haces igual, fingir. Y así siempre, vamos, no me digas. Con el retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde se posicionó en el filo de lo imposible, esperando el empujón divino de lo correcto, algo ideado por hombres que representaban leyes y seres divinos, para cogerte los huevos, los ovarios, y hacerte la cuenta de la vieja con el poder en la palma de la mano, para que puedas verte chupándole la verga colgona y apestada, a cambio del perdón y una paga cuando ya casi no puedas moverte. Qué no explicaría bien la ciencia. Oscar Wilde lo sacaba a pasear: el dinero mueve las placas tectónicas de Plutón y hasta enredaría a bellos impúberes, efebos, Lolitas y vírgenes suicidas que, entregados a la ficción, erigirían la realidad antes de los bocados. Y adquirir a quien posea la hermosura y la agilidad de no poner pegas, es lo que es, que sí, que cuesta billetes. Esclavos de la culminación y la magnificencia, la dignidad de una belleza que no permite al espejo reflejar más que lo se ve. Su elegía a un Amor inmoral que coge una mano arrugada en la rabia del artista que todos llevamos dentro, el ansia de lo idealizado que aborda antes de cualquier entrante. Y mientras tanto el tiempo se va escapando, y nosotros jugamos a las casitas, queriendo estar guapos… No sé yo. Muriendo un poco, soltando guita, recordándolo todo lavando los trapos. Qué sé yo.

OCOL

Colaboran: Raquel Ruiz, y no me canso de decirte gracias. Tú que has sido fiel, munífica y salvaguardia en los callejones de la amistad que no pide nada a cambio. Suerte no, lo siguiente.

Anuncios

3 comentarios sobre “Veintisiete de junio de 2016, 8:20. Pegar mi cuerpo a ellas era crucial…

  1. Juan… ¡¡Me encantó!! Sincero, volcado, íntimo, fluido y hondo… Me es siempre grato y mágico entrar en esas oscuridades, donde la luz, a veces casi imperceptible, inevitablemente reside o se cuela…

    Un abrazo grandeee… Besooos… 🙂 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s