Veinte de junio de 2016, 2:10. A Clare la conocí una tarde lluviosa, sentada en el Eagle, un pub en Benet Street en el casco antiguo de Cambridge.

Veinte de junio de 2016, 2:10. A Clare la conocí una tarde lluviosa, sentada en el Eagle, un pub en Benet Street en el casco antiguo de Cambridge.

Antes de que se acabara el mundo, durante años, tres lustros por lo menos, he trabajado para la Universidad de Cambridge como investigador literario y miembro del consejo de relaciones internacionales con España, Centro y Sudamérica. Y en ocasiones con Portugal y Turquía. Hice culto a sus laberintos, a sus encantos y esplendores como buscando respuestas a cuestiones que todavía no había conseguido definir. Me dejé seducir por sus intrincadas fórmulas de incognito arcano, de secretos y enigmas que parecían encontrarse El Lugar oculto para el gentío del siglo veintiuno que se vendió a la mediocridad de los estados mínimos.

La adivinanza insondable y sibilina de la ciudad, recóndita, de anfibología clandestina y simétrica, de charada furtiva y hermética misteriosa, experta, y distinguida que se extendía tenebrosa y elegante, egregia, excelsa con una imponencia impresionante, y una extraordinaria personalidad que me ataba los machos en una búsqueda confusa y embaucadora, era extraterrestre. Y el carácter aristocrático y talante respetuoso, fraterno, me causaba una desconfianza que seducía al paisaje y que, imprudente, me atraía sin descanso.

Siempre pude moverme con exquisita autonomía, y era convocado tres veces por semana a las reuniones del alto consejo en la Biblioteca de la Universidad. Dispuse de tiempo, algo que no sabemos apreciar hasta que se pierde gran parte de él en un camino sinuoso que se puede convertir la existencia. Profesé una apasionada atracción por las sociedades secretas, los Apóstoles de Cambridge o la Chitchat Society, y anduve a la busca de respuestas a la masonería en sus incomunicados, y sus relaciones con Darwin. El asentamiento romano en Castle Hill o los fantasmas del Corpus Christi College, y por los Platónicos, y por lugares como la Round Church o el hospital militar que alberga enigmas y profundos cubiertos de amianto y que pondrían los pelos de punta a cualquiera.

No faltaban extremos que pudieran conjurar a los dioses de la rigidez, la severidad, y el reptar de las serpientes del desprecio y el complejo de superioridad supeditado a pináculos y cúspides y sus brotes de intolerancia al extranjero anónimo en puro apogeo detrás de un anteojo y bajo un sombrero límpido, adonde las sombras se hacían de carne y hueso. Jekyll y Hyde, te suena… Autoridad, riqueza. Yo no dejaba de ser hispano, moro, gitano. Connivencias del hombre. Y los expulsados de la clase media, los que nunca salen en las remembranzas prefabricadas de documental, supusieron sal para mi pepino. Cambridge ha relucido a través de su oscuridad y ha sido eclipse atajando su luz siempre. Su belleza excesiva lastraba sus calles, su esmero la dotaba de unidad, su verdor, la floresta sagrada, su intangible virtuoso y la maldición de la ciudad perfecta de eternidad indiscutible, civilizada y decadente.

Ludwig Wittgenstein, M. R. James, Max Planck, Arthur Hallam, Bertrand Russell, E. M. Forster, Francis Bacon, Lord Byron, Srinivāsa Aiyangār Rāmānujan o Erasmo de Róterdam fueron jeroglíficos y esparcimiento de una propiedad pura e innovadora. Yo refocilaba en recreos de un calibre que me fueron incluyendo sin que yo me diese cuenta. Un día era parte de ella, de la ciudad, a pesar de no ostentar título, ni una posición clara en prácticamente nada. Los personajes de mi historia se elevaban en expectativas que dieron significado a periodos que parecían fruto de mi imaginación. Y cada día buscaba el jardín secreto, sin descanso, sin aliento.

11018815_10153144193599429_7993942973303473513_n

He de admitir que la ciudad me desnudó de algo, y me soltaba, desamparado, en un proceso de cicatrización que nunca llegó a concluir en verdad, una especie de pasión de sangres invisibles, de discípulos confusos por sus sentimientos desordenados y los traidores, y sádicos, que nunca faltan en ninguna historia. Incluso hoy que estoy solo en el mundo, les tengo un hueco guardado. Y a pesar de Triana, y Alejandro. Luego ya, el día a día de la madurez fatal que se hace protesta indefinida y silenciosa, luego ya el calendario chico, el reloj que corre como las candelas, la monotonía de manual que nos han prometido, cumple, cumple sin miramientos, las manos ibéricas de las estancias prefabricadas del sur, adonde el sin dios parece un privilegio y adonde la jerarquía que mueve los hilos no sabe multiplicar sin calculadora, adonde se prefiere a la pobreza esclavizada en la hacienda del gigante con panza que hasta de cadáveres se alimenta, dejando desierto el futuro imperfecto que descubre la magia: leyéremos las bibliotecas, no vaya a ser que confundamos el ayuntamiento con la Bastilla. Al pueblo ciego: atontamiento. El Al-Ándalus de revolución, no, nunca, rebelión, como mucho.

598836_10151387919589429_32182233_n

Regresar a España me trincó los espacios de esparcimiento, me sisó las horas que antes había dedicado a la expansión y me encerró en una oficina todas las horas que exigían las reformas laborales que hace de la casa una cama en un tercer grado sine die. Autorresponsabilidad, chaval. Quizás tenga mucho que ver con mi forma de olvidar. Yo siempre quise ir a la Alpujarra y derramarme en ríos y nieves, en paisajes inhabitados. Mi otro extremo no era el aburrimiento en boga, sí la simplicidad contrapuesta a Cambridge, pero no el juego en paralelo, la insistencia, la redundancia, lo invariable, y el pillaje, la rapacería encubierta de las aulas, el timo, el chantaje de un tropel de representantes del pueblo, y el peso de los banqueros y los oradores corrompidos en los entramados del pensamiento, en los fondos de una casta machista que apesta.

Ahora todo se ha terminado. Las calles de Cambridge estarán deshabitadas, limpias, florecidas, intactas, y vacías. Y ante mí tengo fenecida a Andalucía, devorada por el mar Mediterráneo.

 

orgasmo faquir

tan sólo un paseo

apenas un viaje

un parpadeo

un vuelo raso de peajes sin decidir

(Raquel Ruiz)

 

Y cada día buscaba el jardín secreto, sin descanso, sin aliento.

A Clare la conocí una tarde lluviosa, sentada en el Eagle, un pub en Benet Street en el casco antiguo de Cambridge. Clare, y su tez inmaculada, sus manos hinchadas, lejana, escribía en una libreta manoseada con furia, hablaba sola, en un tono que me atrajo al momento. Tendría entre cuarenta y tres y cuarenta y ocho años, la tetas caídas y estaba cubierta de pecas, con los labios envenenados, y dulces. Tosía de forma nerviosa de vez en cuando y tapaba, y luego destapaba, unos muslos rollizos, abandonados, como parte de una manía extraña. No pude quitarle un ojo de encima. Cuando se dio cuenta de que estaba allí, parado, mirándola, se comportó de un modo irritante quizás pensando en que yo estaba juzgándola y enredando en un estado de contemplación indiscreto, o quizás mi sonrisa intrigada le resulto un ataque. Una hora después estábamos charlando sobre poetas románticos, una de mis conversaciones preferidas a la hora de mostrar mis encantos y engatusar. La persuasión del conocimiento es capaz de todo si las cautivas en la soledad ruin se han bebido los libros, suelen ser. Las menos bonitas, según los cánones comerciales, aman el arte y la las letras, y se visten de una retórica paciencia, de una resignación culta y poco lógica.

Recorrimos la ribera del río Cam, y hubo un momento en el que sintió miedo, puede que pensara que la iba a matar cuando ya nadie nos protegía con su presencia, o algo peor, sus ojos cambiaron por completo y se enfrascó en una lucha en la que dominó el deseo. Y fue en ese momento en el que me acerqué a ella, y me pegué a su cuerpo. No la besé. Quieta, le susurraba al oído. Ella respiraba como una animal atrapado entre el miedo y un deseo incomprendido y autoritario. Quieta. Su cuerpo ardía, palpitaba, y sus manos trataban de ponerse sobre mí, sin saber elegir el lugar adecuado, dudosas. Me apreté a su cuerpo, sintiendo su vacío. La escasez era palpable. Pegué su espalda a la pared, y olí su cuello como si fuera a chuparle la sangre. Ella palpitaba. Quieta. No la besé. Bajé mis manos por su costado, y apreté mi cintura a su sexo. Ella abrió ligeramente sus muslos macizos, puse mi rodilla entre ellos, debajo de su sonrisa vertical. Luego gimió. No la miré a los ojos. La embestí dos o tres veces, y a pesar de los pantalones vaqueros, mi verga. Gimió, besándome el cuello, yo la dejé. En el momento en el que mis manos llegaron entre sus piernas, haciendo que se separaran al instante, se mojaron mis dedos. Ya empecé a respirar fuerte yo también cuando amasaba su vulva carnosa y resbaladiza. Quieta. Y cuando llegó al orgasmo yo ya me había corrido, cuando echó la cabeza para atrás y empezó a trepidar, saqué mis dedos del molde y la miré. Abrió los ojos, me miró con la boca abierta, y luego llevó su mano izquierda a terminar la faena. Gimió, reparando. Las que se saben guapas están atentas de otras cosas, y ella gritó, sin avergonzarse, gritó sí, sí. Luego yo salí corriendo perdiéndome entre los árboles…

Nunca volvimos a vernos.

OCOL

Colaboran: Raquel Ruiz, quién sabe si es o está, o las dos cosas, en el sueño que da candores de gato y tesauro de convicción absoluta a mi laberinto. Y Manuel Antonio Domínguez Gómez (ilustraciones y fotografía) con el seno de la cúspide abierto en seis pedazos anegados de fisiones que transmutan lo intangible, con las puntas rozando estrellas que prometen infinito. Cien gracias por vuestra generosidad y grandeza al dejarme decorar con tanta belleza mis paisajes sonoros y sentimentales. Soy un niño que quiere saber…

http://www.manuelantoniodominguez.com/

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Veinte de junio de 2016, 2:10. A Clare la conocí una tarde lluviosa, sentada en el Eagle, un pub en Benet Street en el casco antiguo de Cambridge.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s