Trece de junio de 2016, 5:58. A ritos prohibidos, a indebidos y clandestinos.

Trece de junio de 2016, 5:58. A ritos prohibidos, a indebidos y clandestinos.

Desperté con la sensación de haber hecho el Amor arrebatadamente, de haberme deshecho de pensamiento y nadado en el arroyo tu pubis, de encontrarme en mi piel sudorosa como si me hubiese ido para volver resiliente, fortalecido. Olía a ceremonia, a sacrifico. Y en la combustión de mí hacia fuera dejé mi rastro por toda la Biblioteca. Incendio, huego en un desván que siempre permanece cerrado y que nunca prende lo que somos a pesar de las brasas y palabras que dicen todo cuando nadie está escuchando. Eco de caverna. Carbón que precede al polvo que ninguno puede evitar.

Recordé tu llamada, era una tarde que no te presentía, una, cactus, de puntas de rocío aplanado por el calor que se adueña de las sombras. Él se iba a Coruña, y tú te arreglabas mejor, decías. Nunca entendí bien el mensaje. Pensaste en mí y en el juego del que habíamos desertado, decaídos como avispas que tratan de huir del agua y que agonizan moviendo las patas en la superficie, en los preliminares inacabables de una partida que no podía llegar a tomar condición de sí misma, abandonando por si acaso acabábamos buceando en la soledad gris. Qué casual es el ritmo de la audacia que nos envuelve de fervores torpes y reprimidos por el compromiso de los pactos de tono mediocre que nos mantienen lejos de la diana, de eso va la supervivencia del ser humano, de conveniencias desde la teta al punto de fisión. Es posible que fuese que conceptuabas tener toda una vida por delante, como si en tu fuero interno creyeras que merecías más. Por culo. Y al colgar moriría como sucede en cualquier emergencia, sin haber llegado a Roma, los caminos que se multiplican como conejos, y que se dividen a su vez con los esfuerzos por no darle forma a la pasión que no sabe de finales, expectantes de ofrenda y fuegos naturales, y así noche y día. No quise, no. Después de que me dejaras, iba y volvía, pero no quise ya más. Nuestra naturaleza era idiota. Imaginé cómo caerían tus bragas en el suelo, y observé los pies encontrados, separando los dedos, respirándome fuerte en el oído. Te besé como un lobo antes de aullar a la luna llena y volví a pegarme a la pared, empalmado.

Estuve excitado toda la mañana. Y no recordaba nada que pudiera justificar tal carácter enaltecido por las emociones. Y siendo yo, absolutamente, pensé en Anaïs Nin y el rincón de lectura con las sombras del diablo en la alfombra. Y luego me encontré a través de Jean Genet, Henry Miller, Claude Le Petit, Pierre Klossowski, Andréa de Nerciat, alternando con obras que hablaban de mí, y en Ana Rossetti y Sylvain Maréchal justo cuando se puso el sol sobre los tejados que todavía salían por la puerta de los carros, romboides, en el espejo del agua mirando la noche tumbarse sobre él, dándole una imagen brutal mientras yo llegaba a un nuevo orgasmo pensando en ti.

FullSizeRender (6)

Desde los ventanales del sur se veía la ciudad zambullida, sumergiéndose un poco más cada día en aquel mar naranja. Sólo algunos rascacielos escapaban del abismo que devoraba las costas y entraba en la ciudad. Y estar tan arriba sin poder bajar, aunque quieras, jura la mayor de las desdichas. Quizás ya habían muerto todos. Siempre se me ataba un nudo en el estómago al ver el avance de Poseidón, y mis argonáuticas se reducían a aquel lugar ahogado en papel. Miré a David Bowie, la vaca azul Yves Klein, y ella me miró a mí, descolgándome de aquellos pensamientos, luego se acomodó en la moqueta de espuma rosa, con matices de accidente amarillo cañón. Una mirada…

Cuando era un muchacho llevaba el deseo a flor de piel, y algo que no comprendía y que confirmaba algo más que una señal feroz se hacía de mí, se hacía conmigo y me cambiaba el gesto, la mirada. Me dejaba dominar con los olores corporales en la ropa, en las sábanas. La esencia característica se anteponía al resto. Y no era sólo algo sexual, que lo era mucho, también sucedía con aquellas personas que trataban de protegerme o hacerme daño. Había un componente, peligroso, que le daba permiso a un lado oscuro que me vencía y que me concedía el aspecto del tipo raro que, en los primeros días, nadie se atreve a saludar. Y me destiné a emociones fuertes, a ritos prohibidos, a indebidos y clandestinos. Sobretodo gozaba al masturbar a mujeres poco agraciadas, disfrutaban más que las guapas que nunca se atreven a nada. Quieta, les decía en el oído, quieta, susurrante, con mi voz de tenor y mis manos especialistas, quieta. Y ellas se quedaban quietas, cerraban los ojos esperando mis labios. Yo me pegaba a ellas, y apretaba, quieta. Y las adulaba con lascivia, las hacía gritar. Y cuando se iban a correr, a veces, las penetraba entre el brazo y el costado, entre los pechos, los muslos, en los dobleces de sus carnes. Cuando era un muchacho llevaba el deseo a flor de piel, y algo que no comprendía y que confirmaba algo más que una señal feroz se hacía de mí, se hacía conmigo y me cambiaba el gesto, la mirada. Y nunca me inhibí, mi goce era más importante que tanta tontería. Mujeres casadas de todas las edades, solteronas, desmejoradas de la química, travestidos que pedían galanterías a voz en grito perdidos en una feminidad que les hacía frágiles y desamparados, inseguras. Yo les daba lo que les hacía falta. Gozaba al masturbar a mujeres poco agraciadas, bajar la mano bajo el ombligo, enredarme con la exuberancia y humedecer mis dedos enseguida en la suavidad hambrienta, disparando desde los mínimos, apresurándome para devolverles entusiasmo, delirio, frenesí. Y mi lujuria se expandía si la respuesta era creciente, inflamada, febril, de una fogosidad aterradora. La gente retocada no necesita favores, se bastan.

Y en mis interiores, Chopin, Paganini y Schumann, y luego David Lynch, David Lynch durante mucho tiempo, demasiado quizás.

FullSizeRender (5)

pronta la ingesta de ojos malditos

barren

apenas

rozan

ni siquiera en caricias de no saberlas agarradas

y arañada el alma

sangrado

que mil roces no me olviden

(Raquel Ruiz)

Y, después de revolotear Antártida, el cuervo, por el paraninfo de techo inmortal, el peligro tocó en la puerta que sabía de los extremos inmutables. Las galgas levantaron la cabeza. Todos miramos hacia ella, hacia la puerta, extrañados como políticos honestos que ven luz en las catacumbas de la ley subscripta, de los programas y cicatrices de la mafia, colusiones y caterva, y ganzúas, y bandoleras. Todos miramos hacia ella, extrañados por la prudencia de su mudez y por la tregua que se extingue en elementos de interrupción, la tregua que se descubre siempre en la clausura de la quietud contenida. Y deducciones, desvíos, ángulos y un ciego que abotona.

Era el pecado, que venía a ajustar cuentas conmigo. Quizá hubiere llegado mi momento, quizás seguiría enganchado de alguno de los anzuelos, todavía, y en reminiscencia de medusa me conduje a la escena. Antártida, el cuervo, batía sus alas y crascitaba, crascitaba, y el retumbo le daba un toque finito de batalla, cuando los cuerpos terminan de expirar y el viento promete frío y arena para unos ojos que ya lo han visto todo. Pecar, incluso en los misterios, en los falsos púlpitos que elevaron a San Agustín entre la razón y la fe, en la interioridad del desnaturalizarse para existir, para tensar las venas, en el si enim, fallor sum que desordena los deseos incumplimos, porque nosotros siempre incumplimos.

Pecar, pecar, es una atmósfera diluida, contraviento de las condiciones de un clima de profundis adverso, que da conciencia tras el sufrimiento, biota de ti y de mí que nos contuvo un día entre apariencias inútiles que fuimos trazando en las encrucijadas y rostros que hablaban de nosotros. Y pensaré cien veces en ti, pero ya nunca serás digna de recuperar lo que fue sólo tuyo.

El pecado es vivir a medias, es el silicio con el que os sobornáis buscando una salvación que no habéis jamás deseado, la mortificación corporal que combate tentaciones, en serio, ésa no es la pasión, es poner el listón aplastándonos los pies, atascando callos, tejidos que no comprenden los motivos de un no que se ampara en el mañana, seguro de que lo mejor está por llegar: no, miser. El futuro nunca llega y, entonces, la condena es eterna.

Finalmente entra en escena la superstición y nos advierte, insinúa, denuncia, revela que acumular inmundicia, podredumbre, esperanza en fermentación, atrae malas energías. Da mal fario. Proporcionar placer debería ser aspiración, designio, meta, el destino del que todos hablan mientras se aburren con sus soluciones que no justifican medios ni fin. Consumaciones que empieza demasiado pronto para la mayoría. Puedo acordarme de las caras. Pecar nada tiene que ver con Dios, él abandonó en tres días al saber cómo éramos, al confirmar que estábamos más interesados en nosotros mismos, en el dinero, que tanta genuflexión era mentira. Dios lo sabe todo. Le dio vergüenza y se disfrazó de montaña. La desobediencia a uno mismo, y transigir, excediendo en una paciencia nerviosa, e inquirirnos en la alarma y seguir por el camino fácil es para colgar el hábito, no lo pongo en duda. Gastrimargia, fornicatio, avaritia, superbia, ira, tristitia… fracasaríamos todos a la voz ya. Y tú me apresaste, yo soy sólo fui tu víctima. Y a pesar de las cadenas, aquí estoy… qué quieres que te haga…

OCOL

Colabora: Raquel Ruiz . Gracias amiga, apasiona el reflejo del silencio que nos une, en estos espejos que nada saben de imagen. Al otro lado estoy. Muy agradecido.

 

Anuncios

7 comentarios sobre “Trece de junio de 2016, 5:58. A ritos prohibidos, a indebidos y clandestinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s